Cuando nos preguntan cómo nació la idea de la mediación fluida lo primero que debemos hacer es ahondar un poco en la mediación como concepto general.
La mediación es el proceso de recolección, transformación y distribución de información de uso de los abonados.

Luego de finalizado un evento de telecomunicación (sms, llamada, navegación web, etc) se registra un CDR en el elemento de red usado para servir ese evento.
Tradicionalmente los CDR se acumulan en el elemento de red, hasta que se llega a determinado criterio disparador que cierra un lote de udrs en un archivo. Por lo general el criterio es por tamaño o por tiempo.

Este archivo se transfiere, se almacena y se procesa en el sistema de mediación.Este proceso aplica a cada tipo de tráfico funciones asociadas a los sistemas destino.

Usualmente el archivo es leído, copiado, movido varias veces en ese servidor y como resultado final de las funciones de mediación se generan archivos con similar información y diferente formato para ser distribuido a distintos sistemas.

 

 

La idea de la Mediación fluída.

El tráfico de registros de eventos está en constante aumento y con la llegada de nuevas tecnologías y servicios, cada vez se registra más información de uso.
Esto hace que acumular en un elemento de red consuma más recursos del mismo y los archivos generados serán muchos más y de mayor tamaño. Almacenar y mover esos datos dentro del sistema será ineficiente.
La primera observación que parece obvia, es que los archivos solo son contenedores de CDR.
¿Por qué acumular archivos? ¿Para qué esperar por un criterio de acumulación cuando ni bien se tenga ese cdr se puede procesar?
Decidimos conectarnos directamente al elemento de red y “escuchar” cada vez que se generaba un CDR, tomarlo y directamente insertarlo en nuestro flujo de información.
La segunda observación que hicimos fue, que un cdr se leía por cada proceso y que muchos de estos procesos tenían lógica en común que se repetía cada vez que se ejecutaba. Para optimizar eso utilizamos una estrategía de “1 read – n writes”, es decir, un CDR se lee una sola vez (del medio físico) y se toman todas las decisiones necesarias para generar la información a los destinos.
Una vez que tenemos esta “lluvia” de CDR la vamos encauzando en sus flujos de procesamiento aplicandoles la lógica de mediación.

Para eso existe una normalización de estructura previamente para que todos los nodos (unidades lógicas programables) puedan interpretar todos los cdr de diferente fuente de una misma manera.

Ventajas de la idea de la Mediación Fluida

En primer lugar la fluidez de información desde los nodos de red hacia los sistemas destinos, tiene algunas ventajas. En primer lugar permite ahorrar tiempo de procesamiento, ya que una vez que se “lee” un cdr se toman todas las decisiones para todos los destinos, esto es un cdr se procesa solo 1 vez.

En segundo lugar, el hecho de tener nodos con la lógica de negocio, las modificaciones se realizan en un solo lugar y se propagan a todo el flujo. Finalmente el uso del nodo agrupador, permite consolidar información, realizando ahorros del espacio de hasta un 80%.

En definitiva, empresas como ANTEL se encuentran utilzizando esta tecnología de manra exitosa, logrando ahorrar hasta un 80% en recursos dedicados a procesos de mediación.

Comenzar a trabajar en la optimización de recursos no es sencillo, pero por suerte Mezzo está aquí para ayudar. Puedes ingresar aquí y coordinar un llamado con nuestros especialistas.